LA FINCA | ORGÁNICO | BIODINÁMICO | CASA HUÉSPEDES


Cultivos orgánicos se llama a todos aquellos métodos de producción de alimentos naturales. En éstos jamás podremos encontrar aditivos químicos o cualquier otra sustancia que contenga materiales sintéticos.

Estas producciones no sólo son beneficiosas para el alimento que logra un estado completamente natural, sino que además beneficia el medio ambiente evitando contaminar y permitiendo la regeneración del suelo.

Además, los cultivos orgánicos en muchas oportunidades mantienen los nutrientes esenciales de su naturaleza, elementos que en muchos casos se pierden con la manipulación genética o utilización de agroquímicos. Hay tres tipos de beneficios en los productos orgánicos: aquellos que se relacionan con la salud, otros con la calidad, y con el medio ambiente.

SALUD

Los beneficios en la salud se deben principalmente a que la fruta es cultivada sin el uso de elementos químicos, ya sean fertilizantes, pesticidas, herbicidas, insecticidas o funguicidas. Los viñedos trabajados con la agricultura orgánica son por lo general rociados con compuestos naturales. Además de los beneficios tradicionales del vino en la salud de los consumidores, tales como la vitalidad del corazón, la regulación de la presión sanguínea y la mejora en el sistema inmunológico, el efecto añadido de los vinos orgánicos es que éstos mantienen al individuo a salvo del daño a largo plazo que podrían significar los elementos químicos.

CALIDAD

La fruta es más limpia, pues al ser cosechada a mano permite la elección de uvas más maduras y sanas, dando como resultado vinos más naturales, frescos y llamativos. Además, el cultivo de estas uvas implica una producción más baja en los viñedos y por lo tanto de vinos más concentrados en sabor: es por esto que la mayoría de los consumidores afirman que los productos orgánicos son más ricos y sanos. Optar por la agricultura orgánica es evitar que los residuos químicos provenientes de pesticidas y otros elementos no naturales sean absorbidos por la tierra, y por lo tanto transmitidos a las plantas a través de las raíces. Asímismo, existe también una diferencia genuina entre la cantidad de nutrientes de un vino orgánico y uno convencional, pues la fruta del primero contiene significativamente más vitamina C, hierro, magnesio y fósforo, además de menos nitrato que los cultivos convencionales, y más minerales nutritivos.
Hay personas que creen firmemente que las alergias y dolores de cabeza producidas por la ingesta de vino, se deben principalmente a la cantidad de productos químicos utilizados en el cultivo de la uva, y hasta cierto punto al uso abusivo de sulfitos, que en el caso de los vinos orgánicos se usan valores muy bajos o nulos para su elaboración.

MEDIO AMBIENTE

Finalmente los beneficios medioambientales de los cultivos orgánicos son bastante evidentes, pues el no utilizar compuestos químicos en la producción de la fruta significa también un entorno más limpio y sano. Los cultivos orgánicos también promueven la biodiversidad, permiten que otras plantas crezcan dentro y alrededor de los viñedos, y fomenten la presencia beneficiosa de diversos insectos y predadores naturales.